Después de entregar las maletas a la bodega del avión, pudimos participar de la Eucaristía celebrada por nuestro capellán, donde una vez más Dios nos consuela con el salmo: ID POR EL MUNDO ENTERO A PROCLAMAR EL EVANGELIO

Comentarios

comments