Con el lema: ¡Familia unida, esperanza para la Iglesia y para el Perú! nuestra Diócesis de Carabayllo ha realizado la Programación Pastoral para el año 2018.

Nuestro padre y Pastor, Mons. Lino Panizza nos escribe su carta pastoral:

Diciembre, 2017

Muy queridos Hermanos y Hermanas,

 

Reciban un cordial y fraternal saludo de Paz y Bien en el Señor.

El Papa ha exhortado al pueblo peruano a trabajar por la unidad, contribuyendo así a la construcción de la Iglesia, mirando el futuro con la esperanza de alcanzar lo que el Señor ha prometido. Con este llamado Su Santidad nos exhorta a una conversión de vida ¿Cómo pueden las familias en el Perú responder al llamado del Santo Padre?

La familia es una Buena Noticia para la vida de nuestros pueblos. Sin embargo sobre ellas se acumulan sombras que amenazan su unidad, aunque sigue siendo el valor más querido, ámbito irremplazable para un desarrollo humano integral, sano y auténtico.

Cada familia cristiana es ámbito privilegiado para recorrer el camino de la unidad y la esperanza. Sin la familia cristiana faltaría la unidad básica de vida y de construcción de la “familia de Dios”, que es la Iglesia. Es muy importante, pues, el testimonio y el compromiso público que ella da en medio del mundo necesitado de amor, de significado, de esperanza y alegría.

La familia, siendo una institución humana, no es creación humana sino un don de Dios. El amor del hombre por la mujer, de la mujer por el hombre, sellado en el sacramento del matrimonio es signo real y visible del amor de Cristo por su Iglesia. El Apóstol san Pablo asegura que “el amor edifica” (1Cor 8,1), y también dependerá del amor la construcción de la unidad y la esperanza en la familia, así como la urgente tarea de la transmisión  de la fe a los hijos.

Si en verdad nos interesa que la familia sea efectivamente la célula básica de la sociedad, tenemos que promover a la vez una convivencia social, justa y equitativa, respetuosa y estimulante que propicie la unidad en el amor y la verdad, así como la fidelidad en el amor que señale un camino de esperanza.

El amor en el matrimonio no es ni será jamás un producto de consumo       sino un compromiso para toda la vida y con la necesaria estabilidad que permite desplegar toda su hermosura y creatividad.

Lo más profundo de la vocación humana se expresa en una llamada a  la unidad y la esperanza. Y esta encuentra su base natural en la familia, Iglesia doméstica, fuente primera del aprendizaje del amor. En ella vale la pena entregar lo mejor de nuestra vida y postergar por amor a ella otras ambiciones secundarias.

La Iglesia está llamada a ser una familia a cultivar este amor de comunión,   a hacer en ella los aprendizajes fundamentales como son el compartir y el perdonar, signos visibles de todo amor maduro. En la Iglesia este amor se transforma en sacramento: sacramento de la eucaristía, de la reconciliación y en alianza matrimonial.

No olvidemos que en la familia tenemos un tesoro que cuidar. Una Iglesia y una sociedad que no cuidan, favorecen y protegen el don de la familia, terminan disolviéndose a sí mismas. Pierden su identidad más profunda y hieren de muerte la pertenencia radical a la cual todos tenemos derecho desde antes de nacer.

Con esperanza invocamos la bendición del Señor de la vida, del amor y de la unidad  para las familias de nuestra Diócesis en Carabayllo que me gusta llamar familia de familias.

Con afecto de Padre y Pastor,

 Mons. Lino Panizza Richero OFM Cap.

                                                                                        Obispo de Carabayllo

PROGRAMACIÓN PASTORAL 2018 DIOCESIS CARABAYLLO

¿QUÉ ES EL EQUIPO DIOCESANO DE ANIMACIÓN PASTORAL (EDAP)?

 

Es un grupo de personas de distintas vocaciones eclesiales que sirve, según su función al dinamismo comunitario de la Diócesis en su conjunto.

Funciones:

  • Ayudar al Obispo en la realización de su ministerio profético de llamar a la conversión al conjunto de los bautizados para que como Pueblo de Dios responda cada vez más a su vocación a la santidad.
  • Profundizar y promover la espiritualidad de Iglesia que precede toda distinción, que exige y da sentido a la ascesis (esfuerzo y método o disciplina) también comunitaria, por la que todas las personas y todas las realidades de la diócesis se subordinan al bien de la Iglesia, ascesis que se expresa en el plan pastoral y en su realización, siempre al servicio de esa espiritualidad comunitaria.
  • Servir al Obispo como equipo técnico y elaborar el plan diocesano de pastoral de acuerdo con las orientaciones.
  • Actuar como comisión diocesana para la formación espiritual y pastoral de los agentes de pastoral en aquello que es común a todos ellos.
  • Ayudar a las parroquias y a las diversas comisiones diocesanas en cuanto al método de planificación.
  • Asegurar el funcionamiento, capacitar y ayudar a los Equipos Parroquiales de Animación Pastoral (EPAP) en la realización de su tarea.
  • Preparar y organizar la asamblea diocesana así como otros encuentros que le sean pedidos por el Obispo.

 

 Composición:

Personas designadas por el Obispo conformado por sacerdotes, religiosos, religiosas, y laicos.

Duración:

Por el tiempo que quiera el Obispo y las personas que lo acepten.

 

Funcionamiento:        

  • Todo su ritmo de trabajo depende del plan diocesano de pastoral y de las exigencias que derivan del mismo.
  • El bosquejo del plan lo elabora de acuerdo a las orientaciones recibidas del Obispo y con los aportes de los EPAP, sacerdotes y movimientos de nuestra Iglesia.
  • A partir de la evaluación y los aportes de EPAP, elabora el plan pastoral
  • Como equipo de espiritualidad, el EDAP no es un simple grupo de trabajo, que realiza una tarea sino un grupo de misión y, por lo mismo, es un grupo que constantemente está creando lo que esa misión exige y dando testimonio de la espiritualidad que expresa esa misma misión; como tal tienen un ritmo frecuente de encuentros, más o menos prolongados, de estudios, de oración, de programación, de elaboración de materiales útiles al cumplimiento de sus funciones y de evaluación de su vida y de su acción.

Relaciones:

  • Como equipo de apoyo mantiene una estrecha relación con el obispo y las parroquias..
  • Con las Vicarias y los Equipos de Animación Pastoral.
  • Con todas las otras realidades de la diócesis se relaciona mediante el Vicario Episcopal para la Acción Pastoral.

Comentarios

comments