La Natividad de la Santísima Virgen María

En este santo día, nuestra Madre Fundadora recibió el Sacramento de la Confirmación (1898), su Primera Comunión (1905) y su entrada en la Asociación de las Hijas de María (1906)

La Madre nos dice:

a) En este querido día de la santísima Virgen María, nuestra amada Madre celestial, a quien debemos seguir como sus hijas, quiero poner en vuestros corazones sus virtudes, especialmente su humildad y mansedumbre que son el camino hacia vuestro divino Esposo, porque sin humildad no hay santidad. (E, 09.1958).

b) Meditemos, hijas mías, con cuanto fervor  los santos padres de la santísima Virgen han esperado la gracia de tener un hijo que sería su consuelo y al ver su esperanza cumplida tuvieron que separarse de su hija. Que este ejemplo nos fortalezca en el sacrificio que hacemos cuando dejamos a nuestros padres por amor y servicio a Dios. La purísima Virgen María con su santa vida nos da ejemplo de profunda humildad, silencio y sacrificio por la salvación del mundo. (E. 8.09.1948)

c) Meditando la separación de la purísima Virgen María de los brazos de Santa Ana, cuando como niña fue al Templo para servir sólo a Dios, podemos comprender como nosotras también podemos separarnos de nuestros seres queridos para servir sólo a Dios. Mis queridas hermanas, amen con todo el corazón a la Santísima Virgen e imiten sus virtudes, si quieren ser santas. (Ídem)

d) María, esta querida jovencita, este ser privilegiado, debería ser un día el Tabernáculo de Dios por quien se alegrarán los justos del Limbo y los ángeles en el Cielo. Ella será el puente de paz que comunicará al hombre con Dios en la Redención del mundo y será la Mediadora de las gracias divinas. (E, 8.12.1950)

Del Librito: Hacia el Padre

 

Comentarios

comments