Durante el santo tiempo de Cuaresma hagamos penitencia con corazón alegre. Este es el tiempo de salvación al cual nos invita la Iglesia. Renunciar a nuestra voluntad – esto es una penitencia. Tengamos siempre un espíritu contrito, humilde y penitente. Cuidémonos de injusticias, mentiras, falsedades e incumplimiento de nuestros deberes.   (Beata María Petkovic, 9.03.1958)

 

Jesús ha escogido el sufrimiento como el mejor camino que lleva a la beatitud eterna; y nosotras lo seguimos alegremente como victimas de amor. El dolor y el sufrimiento nos hacen semejantes a Jesús, como lo fue San Francisco que se identificó con Cristo. En los santos días de cuaresma contemplemos a Jesús nuestro Modelo celestial cómo sufre y procuremos aceptar el dolor como a un camino suave que nos conduce hacia el cielo. (E, 7.02.1932)

MEDITEMOS CADA DÍA, CON MÁS FRECUENCIA LA PALABRA DE DIOS

Hijas mías, una vez consagrado en el altar, vuestro corazón pertenece sólo a Jesús y ya no lo pueden dar a ningún otro. No apeguen vuestro corazón a las personas ni a las cosas. Las personas consagradas a Dios deben vivir libres de todo. En esto consiste el voto de castidad. Perseverad en la fidelidad a Jesús y serán bendecidas.   (E, 17.11.1946)

 

Comentarios

comments