En el XV Capítulo General Ordinario de nuestra Congregación “Hijas de la Miseriordia de la Tercera Orden Regular de San Francisco” que se viene dessarrolladno desde el 15 de julio y terminará, Dios mediante el 15 de agosto, hoy fue elegida, según el Programa establecido, la nueva Superiora General: MADRE MARIA CRISTINA ORSILLO, de la Provincia de Argentina a quien saludamos con gran alegría y afecto fraterno y filial colocándonos nuestra disponibilidad como siempre lo hemos venido haciendo hastael momento.

En el XV Capítulo General Ordinario de nuestra Congregación “Hijas de la Miseriordia de la Tercera Orden Regular de San Francisco” que se viene dessarrolladno desde el 15 de julio y terminará, Dios mediante el 15 de agosto, hoy fue elegida, según el Programa establecido, la nueva Superiora General: MADRE MARIA CRISTINA ORSILLO, de la Provincia de Argentina a quien saludamos con gran alegría y afecto fraterno y filial colocándonos nuestra disponibilidad como siempre lo hemos venido haciendo hastael momento. Presentamos algunas instantaneas y después mayores datos.

PRIMERO, RESALTAR QUE, EN EL AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA, DIOS PADRE LA LLAMÓ PARA ESTA DELICADA MISIÓN,

 

Presentando el Informe de la Provincia de Argentina:

Nuestra Madre Emila Barbaric, que ha terminado este sexenio, entrega el cargo y saluda a nuestra nueva Superiora General, Madre Cristina Orsillo. Nuestra gratitud y admiración por el trabajo realizado Madre Emila y su Consejo, agradecemos su constante cercanía para nuestra pequeña Delegación en Perú. Le saludamos las Hnas. niñas, profesores, amigos, Asociación MISIONEROA DE LA MISERICORDIA y todas las personas que le han conocido en el transcurso de éstos seis años. Mil gracias de corazón.

Con el P. Vito, sacerdote Pasionista que cada día nos acompaña durante el Capitulo General

Con nuestras Hnas. Juniorad del Congo, de la Provincia de Italia, que hoy renovaron sus Votos.

Desde aquí saludamos a todos ustedes, con mucho cariño

En esta ambientación se viene realizando nuestro Capítulo General

QUE LAS LLAMAS DEL EVANGELIO, LA ESPERANZA Y PROFECÍA

SE MANTENGAN SIEMPRE ENCENDIDAS EN NUESTRO CORAZÓN

Comentarios

comments